SC: 922 28 98 52 / LL: 822 17 82 26 | info@autoescuelaweyler.es |Síguenos en Facebook->
Conducir con lluvia: todos los secretos para que no sea un problema

Conducir con lluvia: todos los secretos para que no sea un problema

Te habrás dado cuenta yendo de copiloto, de conductor o en transporte público; conducir con lluvia nos pone nerviosos y la carretera es puro caos. ¿Cómo evitarlo? ¡Lee atento!. Aprende a conducir cuando las nubes comienzan a descargar. En estos días en los que la lluvia ha hecho acto de presencia lo habrás notado: nos supera en nuestras vías. La necesitamos y para la vida, es imprescindible, pero saber conducir con ella se convierte en un reto que no muchas personas parecen saber resolver. Por ello hoy te contamos estos consejos para que no se te olvide conducir cuando las nubes comienzan a descargar. Antes:  Revisa los limpiaparabrisas: sus escobillas tienen que estar en perfectas condiciones si no queremos que ensucien en lugar de limpiar. No esperes al diluvio universal para darte cuenta. Comprueba el estado de los neumáticos: esto debemos hacerlo siempre, pero más cuando llueve. Con el asfalto mojado el agarre de nuestras gomas ha de ser preciso para evitar accidentes. No te lleves una sorpresa.   Durante: Aumenta la distancia de seguridad: te lo enseñamos en la autoescuela y, ¡esperamos que lo tengas muy claro!. Con la calzada húmeda la capacidad de frenada de tu vehículo disminuye. Es por ello que necesitarás muchos metros más para detenerte totalmente. Sé previsor. No conduzcas bruscamente: ¿has visto los trompos que hacen los coches en las pelis? No quieras protagonizar uno de ellos al mover bruscamente el volante o no medir al acelerar o frenar. Los charcos, de lejos: ¿sabes qué profundidad tiene ese charco que vas a pisar? ¿Qué hay en su interior? Descubrir las respuestas con un accidente no es...
¿Por qué no apruebo el examen práctico (V)?

¿Por qué no apruebo el examen práctico (V)?

Nueva semana, nuevo capítulo que no se pueden perder si quieren aprobar el examen práctico. En esta ocasión, nos centraremos en los cambios de sentido, la parada y el estacionamiento. ¿Preparados? Cambio de sentido Observación: Si vamos a cambiar de sentido y no observamos el tráfico, ya sea delante, detrás o lateralmente, tendremos una falta leve. Señalización: Estarás cometiendo una falta leve en los siguientes supuestos: No poner los indicadores o ponerlos al contrario; poner el intermitente demasiado pronto o en el último momento y, también, no quitarlos cuando hayamos cambiado el sentido, en función de la duración. Selección de lugar: Al elegir el lugar podemos cometer tres tipos de errores; el leve si lo hacemos en un lugar prohibido por norma, una deficiente si además de estar prohibido por norma, obstaculizamos, y una eliminatoria si lo prohíbe una señal de la que hacemos caso omiso. Ejecución: nuestra falta será leve si realizamos hacia atrás un movimiento más de lo necesario en función del espacio o bordeamos fuertemente el bordillo sin llegar a subirlo. Obstaculizar con nuestra maniobra o realizar dos movimientos más hacia atrás de los necesarios será deficiente. Si tenemos que hacer 3 o más movimientos de los necesarios, nuestro examen estará suspendido (eliminatoria). Parada y estacionamiento Llegados a este punto, y para aquellos que aún encuentran dudas, debemos parar. Antes que nada; ¿qué es parar? Parar se refiere a meter el vehículo de frente, ya sea el línea recta o en batería, mientras que con estacionamiento estamos utilizando la marcha atrás, excepto cuando sea en diagonal (para lo que tendríamos que usar el sentido contrario). Observación...
¿Por qué no apruebo el examen práctico (IV)?

¿Por qué no apruebo el examen práctico (IV)?

Una semana más, y después del parón para hablarles de la amaxofobia, volvemos con consejos para que el examen práctico de conducir concluya con resultado satisfactorio. Conoce bien los errores para así, ¡no cometerlos!.   Intersecciones   Observación: es imprescindible que, aunque tengamos preferencia, miremos a los lados de la intersección, así como delante y detrás. Asimismo, debemos observar la señalización presente en la vía; si no lo hacemos, tendremos una falta LEVE. Señalización: en este ámbito, podemos cosechar una leve si omitimos la señal reglamentaria o señalizamos sin la suficiente antelación o al contrario. Hacerlo con mucha antelación se sanciona igual y no mantenerla o quitarla una vez realizada la maniobra, también. Posición: es sancionable con falta LEVE no llevar la posición adecuada para o durante el franqueo del a interección. Si además obstaculizas, se tratará de una deficiente. Será eliminatoria si circulas por sentido contrario, dejando a la derecha refugios, isletas el centro de la glorieta o dispositivos de guía. Velocidad: Ir demasiado lento es causa de falta leve, así como franquear el cruce  a velocidad inadecuada para las condiciones de la intersección. Si pasamos por dicha intersección no acelerando con decisión será deficiente y hacerlo a una velocidad excesiva, eliminatoria. Detención: A la hora de detenernos, podremos también cometer tres tipos de falta: LEVE: si hacemos una detención inadecuada, súbita ante un semáforo en intervalo rojo, amarillo, stop o ceda al paso por no haber valorado y actuado con suficiente antelación. El mismo fallo tendrás si te detienes antes de llegar a la posición de entrada sin alcanzar la zona de máxima visibilidad posible. DEFICIENTE: una...
Amaxofobia: qué es y cómo acabo con ella

Amaxofobia: qué es y cómo acabo con ella

Alguna vez habrás oído a alguien decir que se bloqua delante del volante. No es algo pasajero; se trata de amaxofobia, un miedo que provoca ansiedad y hace que dejes de conducir. Y es que no es una broma; en España, el 22% de los conductores sufre ansiedad al conducir, muchos de los cuales acaban dejando de coger el coche para evitar desajustes nerviosos. Esta enfermedad, la amoxofobia, condiciona el día a día y las condiciones de vida de muchas personas. Por suerte, como la mayoría de las fobias, tiene solución. ¿Qué es y cuáles son sus causas? Partamos de su definición, que afirma que se trata de una “fobia específica de carácter situacional que se produce antes y durante la conducción, y que puede afectar a otros niveles. No se trata únicamente de una desconfianza a la conducción propia, sino que puede estar motivada por el temor a los comportamientos de otros conductores”, explica el psicólogo especialista en la materia Ignacio Calvo. Las causas pueden ser varias y pueden ir desde el simple hecho de que no te guste conducir hasta el miedo a que una enfermedad nos achaque y nos imposibilite hacerlo en condiciones. Es por ello por lo que expertos aseguran que no se trata sólo de una enfermedad que nace a raíz de algún accidente, como hasta ahora se ha falsamente comentado. Habitualmente, es la combinación de múltiples factores la que nos acaba generando esta ansiedad Yo, que conduzco habitualmente, ¿la puedo sufrir? Ninguno estamos libres de que, en alguna ocasión, nos llegue. El perfil general son mujeres de más de 40 años, aunque son...
¿Por qué no apruebo el examen práctico (III)?

¿Por qué no apruebo el examen práctico (III)?

Volvemos, de nuevo, con consejos para aprobar tu carnet práctico. Recuerda que las faltas pueden ser leves, deficientes o eliminatorias y que lo perfecto para asegurarnos el aprobado, ¡es no tener ninguna!.   Desplazamiento lateral (cambio de carril) Observación LEVE: Si no observamos de manera correcta cuando vamos a realizar el cambio de carril, obtendremos una falta leve. Señalización LEVE: Cometeremos falta leve al omitir la señal reglamentaria, señalizar al contrario, hacerlo sin la suficiente antelación o demasiado pronto. Si tardamos mucho en quitar el intermitente una vez cambiados de carril, también estaremos cometiendo un error. Ejecución LEVE: Realizar el desplazamiento de forma brusca, sin cuidado y suave. El cambio de carril ideal se hace ‘a lo largo’. Si podemos y no nos metemos en el carril de deceleración lo antes posible, también tendremos una falta leve. DEFICIENTE: Cuando cambies de carril, hazlo siempre en un espacio adecuado que permita que, en caso de que  tengas que frenar, no te den por detrás. Lo mismo ocurre por delante. Si no tienes en cuenta esto, tu falta será deficiente. También tendrás una falta ‘amarilla’ si no penetras lo antes posible en el carril de deceleración y obstaculizas a los vehículos que circulan. Tampoco podemos obstaculizar a los vehículos que circulen por detrás o en sentido contrario. Adelantamiento  Posición con el vehículo precedente Es fallo LEVE iniciar la maniobra demasiado lejos DEFICIENTE: Tendrás una falta deficiente  si comienzas el adelantamiento notablemente próximo al vehículo que se pretende adelantar, así como si lo haces demasiado lejos prolongando innecesariamente la maniobra, obstaculizando. Velocidad en adelantamiento Será fallo LEVE adelantar con lentitud y sin...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies