SC: 922 28 98 52 / Trinidad: 922 97 44 88 / Majuelos: 822 17 82 26 | info@autoescuelaweyler.es |Síguenos en Facebook->
Mantenimiento y seguridad: una relación de amor eterno

Mantenimiento y seguridad: una relación de amor eterno

Nuestra seguridad al volante está directamente relacionada con el mantenimiento de los diferentes elementos del vehículo. Sobrepasar la velocidad en la vía es igual de peligroso que dejar pasar los años y los kilómetros sin hacer una puesta a punto en condiciones. A la hora de prevenir un accidente, vigilar lo estado del vehículo es esencial para evitar el fallo mecánico. También es cierto que el estado del conductor y de la vía son condicionantes para que ocurra un accidente, pero todo lo que sea eliminar riesgos, siempre es bienvenido. Según la DGT, en el año 2017, la edad media de los vehículos involucrados en accidentes de tráfico con víctimas fue de 12 años, por lo que, hay una relación directa entre parque móvil y siniestros. Una vez explicada la importancia de las revisiones, la pregunta que nos hacemos es, ¿cada cuánto tiempo es recomendable vigilar ciertos elementos del vehículo?. Elementos de frecuente revisión A lo mejor no nos damos cuenta, pero es imprescindible controlar los niveles de líquido refrigerante o anticongelante del motor, así evitamos que éste se sobrecaliente y nos quedemos sin coche en el momento. Asimismo, es recomendable acudir a un técnico para que revise el estado general de los manguitos, del radiador y de las posibles fugas. Otro de los elementos clave son los neumáticos. Una presión adecuada nos evita muchos sustos, ganando en agarre y estabilidad sobre la vía. Y si solemos hacer trayectos nocturnos, las luces son esenciales, no solo por la visibilidad propia, sino también por hacernos visibles a los demás y evitar las correspondientes sanciones de tráfico. Una vez al año,...
Cómo reducir las emisiones contaminantes al conducir

Cómo reducir las emisiones contaminantes al conducir

Los últimos estudios acerca del cambio climático no arrojan buenas estadísticas. El tiempo está cambiando, las estaciones se están sucediendo con temperaturas cada vez más extremas y, lo que hace 20 años era un fenómeno meteorológico adverso puntual, hoy en día se da cada año. Parte de la culpa de estos cambios en el clima se debe a la acción de los combustibles fósiles que utilizamos cada día. Tanto la gasolina como el diésel siguen estando presente en la mayoría de los vehículos que circulan por los diferentes territorios. Aunque esta tendencia está cambiado poco a poco, es decir, cada vez son más los conductores que apuestan por los vehículos eléctricos 100 %, todavía queda un largo camino por recorrer. Por eso, este artículo se va a centrar en cómo reducir las emisiones mientras conducimos y, para ello, les vamos a dar 5 pautas sencillas. Arrancar sin pisar el acelerador El 98 % de los conductores pisan el acelerador al arrancar, con lo que se consume más gasolina (más dinero en combustible) y, por tanto, las emisiones también son mayores. Circular con marchas largas Con marchas largas, las revoluciones son menores, por lo que el gasto en combustible es menor y las emisiones, lo mismo. Un dato importante es que, si en vez de circular a 120 km/hora, lo hacemos a la velocidad de 90, se reduce un 30 % el consumo de energía. El aire acondicionado también consume combustible Si aparte de reducir la velocidad, también utilizas el aire natural para refrescar el vehículo, el consumo de energía se reduce y, por lo tanto, ahorras combustible y el...
¿Qué dicen los datos sobre la conducción en Canarias?

¿Qué dicen los datos sobre la conducción en Canarias?

A lo largo del año se realizan numerosos estudios sobre la conducción en general en un determinado territorio. Por medio de encuestas, datos de accidentes, datos de ventas de vehículos nuevos y demás, se sacan diferentes conclusiones sobre cómo conducimos. En el post de hoy, vamos a desgranar algunos datos estadísticos sobre la población que conduce turismos (la mayoría). Primero vamos a comenzar por la velocidad, cuestión siempre importante, ya que es uno de los factores que más se pueden controlar y por el que se evitarían muchos accidentes. Es en la autopista donde más se infringe la velocidad, donde casi un 48 % de los encuestados admite saltarse las restricciones de manera muy frecuente. Si hablamos de las carreteras secundarias, este porcentaje se reduce al 39 % de conductores que no respetan los límites de velocidad. Lo preocupante de saltarse la velocidad, no es solamente la probabilidad de tener un siniestro, sino, además, el colectivo de población vulnerable que se puede ver afectado. En las zonas urbanas, los peatones son mucho más frecuentes, por lo que, un exceso de velocidad puede resultar fatal. En este sentido, el 29% de la población conductora de turismos encuestados admite que circula más rápido de lo que marcan las señales. La respuesta podría ser positiva, siempre y cuando tengamos en cuenta que el 91 % de los encuestados no ha recibido ninguna multa de velocidad en los últimos 3 años y admitiendo, la mayoría, que se saltan los límites de velocidad muy frecuentemente. La población que recibe más multas de velocidad son, en su mayoría, jóvenes entre 23 y 29 años con...
¿Qué ocurre en una colisión con un peatón?

¿Qué ocurre en una colisión con un peatón?

Un punto destacable durante los exámenes para obtener el permiso de conducción, tanto en la parte teórica como en la práctica, son los peatones. Ellos son el colectivo más vulnerable durante la circulación. Cualquier accidente, en el que esté implicado un peatón, sea directa o indirectamente, puede saldarse con víctimas mortales. Los atropellos a peatones se dan, en su mayoría, de forma frontal. Dependiendo de la velocidad, tamaño del vehículo y altura del peatón, éste puede salir proyectado por la parte superior del vehículo o introducirse bajo el coche. Vamos a explicar qué ocurre cuando un peatón es atropellado El primer contacto se produce entre la pierna o la rodilla y el parachoques del vehículo, seguido del choque con el borde del capó. Las extremidades inferiores saldrían proyectadas hacia adelante y la parte superior del cuerpo, iría contra el parabrisas. Primero la pelvis, y luego el tórax, golpean la parte superior del capó. La parte más sensible, la cabeza, se dirige hacia el capó o parabrisas, dependiendo del tamaño y la forma de la parte delantera del vehículo, a una velocidad igual o superior que la que lleva el coche en el momento del impacto. Las últimas lesiones se producen con la consiguiente caída al suelo. Casi todas las lesiones graves se producen antes de la caída al asfalto, ya que las extremidades inferiores y la cabeza es dañada en el mismo momento del impacto. Según los estudios realizados por la OMS (Organización Mundial de la Salud), los impactos a más de 30 km/hora aumentan las probabilidades de lesiones graves o de muerte. A partir de 80 km/hora, la...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies