SC: 922 28 98 52 / LL: 822 17 82 26 | info@autoescuelaweyler.es |Síguenos en Facebook->
Los diez trucos que te harán reducir el consumo de combustible

Los diez trucos que te harán reducir el consumo de combustible

En verano da la casualidad de que aumenta el precio del carburante, con lo que nuestros bolsillos se resienten y tenemos que pensarnos si quedarnos en un sitio disfrutando del tiempo de ocio o, como a muchas personas les gusta, ir de un lado a otro buscando actividades entretenidas. El estar de vacaciones y que suba el precio de la gasolina no nos alegra mucho, aunque es menos grave que tener que ir a trabajar a unos 30 o 40 kilómetros de casa y gastarnos una buena parte del sueldo en combustible. Pero por suerte, hay trucos para ahorrar en las facturas de repostaje. Mantener una velocidad constante y adecuada. Esto evita que el vehículo consuma más de lo esencial debido a acelerones y cambios de marcha innecesarios. Paciencia al arrancar. Cuando ponemos el coche en marcha, muchas veces arrancamos y salimos al momento, con lo que no hay espacio de tiempo suficiente para que el motor haga su función correctamente y se consume más combustible. Repartir y reducir las cargas del vehículo. Todos conocemos a aquellos conductores que “tienen de todo” en el maletero. Una carga innecesaria también consume más carburante. También recomendamos sujetar bien los elementos de carga adicionales para que no entorpezcan la conducción. Vigilar la presión de los neumáticos. Un vehículo con una presión inadecuada tarda más tiempo en reaccionar y el motor tiene que hacer un mayor esfuerzo para mantener una conducción óptima, por lo que consume más gasolina. Planificar la ruta con antelación. Debemos tener una ruta estudiada e intentar cumplirla, así ahorraremos al repostar. También es importante saber que, aunque el trayecto...
Efectos y consecuencias de conducir con estrés

Efectos y consecuencias de conducir con estrés

Para conducir de forma segura es recomendable mantener el autocontrol. ¿Cuántas veces nos hemos subido a un coche de un familiar o amigo tranquilo por primera vez y descubrimos que se desquicia con facilidad? Pues el estrés al volante es más común de lo que piensas, ya que intervienen numerosos factores que lo desencadena. En primer lugar, desentrañaremos los distintos tipos de estrés y sus condicionantes. Amaxofobia o miedo a conducir es muy común en personas que pasan mucho tiempo sin coger un coche, falta de seguridad en uno mismo, etc. Trauma producido por la presencia o sufrimiento de un accidente de tráfico de carácter grave. Ser novel también genera mucho estrés y no se coordinan bien los distintos movimientos que requiere una conducción normal. Nuestros hábitos de vida tanto en el ámbito personal, como en el trabajo influyen en la descarga de los nervios acumulados al volante. Condicionantes del tráfico, como puede ser atascos en horas punta, falta de señalización, que los demás conductores no respeten las normas de conducción, etc. Una vez sabemos de dónde proviene nuestro estado de ansiedad y nerviosismo, podremos atajarlo de diferentes maneras. Cuando conducimos estresados, podemos perder el control del vehículo fácilmente, debido al aumento de velocidad, el poco respeto de las normas de circulación y con los demás conductores. También se da un condicionante en verano, y es que el aumento de la temperatura ambiente, así como la del interior del coche produce un estado de desesperación que deriva en ansiedad por llegar antes a destino. Por otra parte, manejar el coche cuando estamos muy cansados hace que aparezcan los síntomas...
¿Cómo afecta a la conducción el “efecto túnel”?

¿Cómo afecta a la conducción el “efecto túnel”?

Todos habremos oído hablar del efecto túnel en la conducción. Aunque pueda parecer que el efecto túnel, por su nombre, sea una especie de iluminación excesiva cuando abandonamos un túnel o, que cuando entramos en él, se nos queden unos rayitos de luz en los ojos por el cambio de luz, hemos de decirles que no. El efecto túnel tiene relación directa con la velocidad a la que circulamos, es decir, a mayor velocidad, menor visión periférica, ya que, inconscientemente, la vista se concentra en lo que tenemos delante y en un ángulo pequeño. Como el ángulo de visión se reduce con el aumento de velocidad, a una velocidad de 135 kilómetros por hora, nuestra concepción se asemeja a estar dentro de un túnel. ¿Qué consecuencias tiene? Aparte de la menor velocidad de reacción, no tener la concepción de lo que ocurre a nuestro alrededor puede ocasionar un accidente de considerables consecuencias, ya que al no tener tiempo de “mirar a los lejos y a los lados”, cualquier circunstancia anómala en la carretera puede resultar fatal. ¿Te parece insuficiente para tenerlo en cuenta? Y es que los estudios realizados al respecto dicen que, circulando a 65 kilómetros por hora tenemos un ángulo de visión de 70 grados. En cambio, si lo hacemos a 100 km/h, el ángulo de visión es de 42 grados. Para aquellos que por la autopista circulan a 150 km/h, aparte de consumir más gasolina, su ángulo de visión es de solo 18 grados, por lo que solamente ves lo que está justo delante y a poca distancia. Por último, queremos resaltar que una visión reducida...
Las preguntas del teórico más difíciles de contestar

Las preguntas del teórico más difíciles de contestar

El examen teórico de conducir suele ser la parte “fácil” de la obtención del permiso de conducir tipo B. Todos coinciden en que, haciendo test (muchísimos) y acudiendo a las clases por temas que imparten los profesores, suele ser suficiente. Pero esto requiere de mucha concentración a la hora de realizar los cuestionarios y de atender a las explicaciones y trucos que se ilustran en las clases. Lo que de verdad temen nuestros alumnos son las “preguntas trampa”, es decir, aquellas que parece que dicen una cosa y la respuesta es la que estás descartando desde el principio. Sí que es verdad que, a la hora de clasificar las preguntas trampa, y qué tipo de cuestiones son más difíciles de contestar correctamente, no todos los alumnos coinciden, por lo que pondremos aquí los temas que generan más dudas a la hora de realizar los test. Ya entrando en materia, tenemos que los cuatro temas más espinosos y complejos de entender son:Las velocidades y los tipos de vías. Los tiempos de reacción y las distancias Las luces, ¡Ay, las luces! Límites de alcohol Nosotros recomendamos siempre ¡No memorizar las preguntas!, ya que si entiendes por qué se utiliza tal luz, o por qué se circula a una dicha velocidad, tienes menos probabilidades de que los nervios del examen afecten a la memoria, y así tener más opciones de aprobar. Aunque sea fácil decirlo y no tanto hacerlo, es importante mantener la calma y no perder los nervios. Son esas neuronas revoloteando las que nos a veces nos confunden y nos llevan a errores. Y, por último, antes de contestar, piénsatelo...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies