SC: 922 28 98 52 / LL: 822 17 82 26 | info@autoescuelaweyler.es |Síguenos en Facebook->

El claxon, o “la pita” si eres canario, fue ideado como elemento de advertencia para que los usuarios de la vía supieran que había elementos motorizados en ella. Esto sucedió a principios del siglo XX, pero en pleno siglo XXI, la pita se ha convertido en otro de los instrumentos del vehículo con uso regulado.

El problema del exceso de ruidos en las grandes ciudades ha llevado a la Dirección General de Tráfico a poner sanciones por su uso indebido. Un uso sin motivo aparente podría ser sancionado con 80 €, y, si el vehículo no tiene claxon, hasta 200 € de multa.

Un apunte importante es que, el hecho de que sea obligatoria su instalación, no te permite su uso libre.

Lo que realmente interesa es saber cuándo está permitido el uso del claxon. Hay que recordar que la principal función de la pita es alertar de un peligro a otros conductores o usuarios de la vía. La DGT dispone de tan solo tres usos reglamentarios del claxon.

  • Evitar un accidente o percance cuando circulamos por una vía con baja visibilidad o muy estrecha.
  • Situación de emergencia, como el traslado de una persona enferma a un hospital de urgencia en un vehículo particular (siempre y cuando se acompañe de las señales visuales de emergencia).
  • En el caso de los adelantamientos, se permite el uso para alertar de tu presencia cuando otro vehículo se incorpora a la vía, sobre todo si lo está haciendo marcha atrás.

Cualquier otra situación que no esté estipulada en los tres puntos anteriores y se use la pita, puede incurrir en una sanción.13

Lo más frecuente es activar la bocina para “saludar” a un amigo, cuando tu equipo de fútbol marca gol o cuando tenemos mucha prisa y el coche de delante no se mueve.

Nuestro deber es recordarles que, si en un semáforo le tocamos la pita al de delante, pueden sancionarnos con 80 €, por lo que, es mejor esperar 10 segundos que pagar la sanción correspondiente.

Por último, un ejemplo de uso correcto del claxon es cuando un peatón está cruzando un semáforo en rojo o un vehículo invade una vía en la que tenemos prioridad. En estos casos, se alerta al infractor del peligro que supone su acción y pone en sobreaviso a los demás usuarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies