SC: 922 28 98 52 / LL: 822 17 82 26 | info@autoescuelaweyler.es |Síguenos en Facebook->

A muchos conductores les entra el pánico cuando empieza a llover, y es que la mezcla del agua con el polvo y restos de aceite, así como gasolina que se puedan encontrar en la carretera, la hace muy peligrosa. Por eso, les vamos a dar unos consejos de cara a las próximas ocasiones en las que nos llueva mientras estamos circulando.

  1. Mantener en buen estado los neumáticos, frenos y amortiguadores.

Esto es un consejo que damos, no solo cuando llueve sino para tener en cuenta siempre. Una buena revisión periódica es esencial para no llevarnos sustos innecesarios. Recuerda que estos tres elementos ayudan a una conducción fiable y segura en condiciones de lluvia, siempre que estén en buen estado.

  1. Conducción preventiva

La conducción preventiva la aprendemos desde que empezamos a hacer prácticas. Se trata de anticiparte a lo que ocurre a nuestro alrededor y adaptar nuestra conducción a los elementos cambiantes que forman el tráfico. Aquí englobamos el mantenimiento de una mayor distancia de seguridad, evitar frenar en la medida de lo posible y reducir la velocidad de la conducción.

  1. Cristales limpios y sin vaho

Cuando llueve, lo más lógico es subir los cristales para que no nos entre agua, con lo que, en el habitáculo, la mayor concentración de aire mezclado con el ambiente más húmedo, hace que se forme vaho en las ventanillas, por lo que nos impide ver perfectamente lo que ocurre en la calzada. Con activar la climatización del vehículo tenemos para desempañar los cristales.

  1. Luces de cruce

Aunque estemos conduciendo de día, las luces de cruce o cortas deben estar siempre activadas. La menor visibilidad lateral hace que se vuelvan imprescindibles para ver los coches que se nos acercan por los laterales, los que tenemos detrás, delante y, sobretodo, para ser vistos.

  1. Evitar pisas los límites de la carretera

La pintura blanca que se utiliza para delimitar la vía se vuelve muy resbaladiza en contacto con el agua, por lo que el vehículo pierde adherencia y podemos tener un serio percance.

  1. Seguir la huella del coche precedente

Si circulamos detrás de otro vehículo, podemos asegurarnos de hacerlo por la parte más seca de la calzada si seguimos la marca de sus ruedas.

  1. Conducción suave y tranquila

Evitar los volantazos, acelerones, frenazos e ir a una velocidad moderada hace que reduzcamos notablemente el riesgo de sufrir un accidente.

 

Por último, les recordamos que, en condiciones meteorológicas adversas, si puedes evitar conducir, mejor, ya que el riesgo de sufrir un percance es mayor y los viajes innecesarios son los que nos pueden arruinar un bonito día de lluvia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies